miércoles, 14 de diciembre de 2016

El Timbique

"Yo nací en un cumbe, allí crecí y pasé azarosos y felices años. A mí me gusta recordar esa época de mi vida. Lo recuerdo todo muy bien, aunque entonces era apenas una niña y ahora tengo más de cien años. Sí, lo recuerdo bien: mi familia, el cumbe, su gente, y su timbique". 



Cumbe, timbique... Si algo mágico ofrecen pequeños espacios como éste es la oportunidad de encontrar por el camino a personas tan fantásticas como Beatriz Bermúdez Rothe, autora de El Timbique, precioso cuento que hoy quiero compartir con vosotrxs. Beatriz tuvo la generosidad de ponerse en contacto conmigo hace semanas y de regalarnos un ejemplar de su obra. Ha sido una suerte conocerla y le agradezco enormemente su gesto y el que haya tenido la gentileza de contarme un poco sobre ella, su trabajo y su opinión sobre la necesidad de libros diversos, necesidad que siempre manifestamos en este blog. 


Pero antes, quiero hablaros sobre El Timbique. Este cuento es un homenaje al legado y la tradición de los pueblos africanos. Timbique es una palabra africana que nombraba un baile llegado a América con el comercio esclavista. Luego, se llamó así a los lugares en los que los africanxs y sus descendientes se reunían para bailar y cantar y también, por extensión, a su música. Incluso, en Venezuela, existió un pueblo con el mismo nombre. Su autora vio la necesidad de mostrar a la población infantil y juvenil venezolana todo lo que África aportó y sigue aportando a su sociedad. Conocer cómo los africanxs, arrancadxs de sus tierras y separadxs de sus familias, han sido objeto junto a la población indígena de un mercadeo por parte de europeos que los traían a Venezuela y al resto de América tras la invasión iniciada por Cristobal Colón es una realidad histórica que no debe ser olvidada. El desconocimiento de esta discriminación y explotación de seres humanos en beneficio de pocos sigue generando nuevas formas de esclavitud en sociedades en las que el color de piel te convierte en ciudadanx de primera, segunda, tercera, inclusive, cuarta categoría. La lucha contra la intolerancia entre personas debe partir de la enseñanza de estos episodios históricos a las nuevas generaciones y de la manifestación de valores de respeto y comprensión a la otredrad. África es el origen de la humanidad y, si la humanidad tiene valor y es maravillosa, es gracias a la diferencia. Celebrar la diversidad debería ser nuestro día a día. 



El relato comienza con los recuerdos de una anciana de su niñez en un cumbe, espacio de libertad creado por africanxs que lograban escapar de la esclavitud. El suyo es un cumbe muy particular ya que africanxs e indígenas del lugar conviven unidxs, en un valle oculto entre montañas, organizándose y aprendiendo de aquella naturaleza nueva que les había tocado vivir. De esa convivencia, surgen varias parejas. Baba (el padre de la antes niña), Membé (su apasionada madre), Znatela, Ayanta, Kiyombe, Domingo Kankongo, Eloina, Nogmbe ...todxs llevan consigo la valiosa memoria africana gracias a la cual dejan de ser negros, negras, cimarrones para saberse originarios de Ángola, Congo, Mandinga... Todxs aportan al timbique sus conocimientos y destrezas de los que dependía la supervivencia del grupo. El recuerdo de los azotes, el hambre, su deseo de libertad, los relatos de valor, la procura de la armonía y la alegría de vivir, la música como forma de comunicación... todo ello se teje delicadamente dando forma a fuertes lazos de amistad y amor. Hasta Perolo, un perro, se había ganado su respetado lugar en el timbique.



"¡Así era el cumbe y su timbique, un espacio de lucha y trabajo, de cantos, de tambores, de alegría y solidaridad!".

El Timbique ha sido la obra ganadora del Concurso Extraordinario de Literatura Infantil de Cofae, una fundación creada por la Contraloria General de Venezuela que durante muchos años fue la única que dedicó un reconocimiento a la literatura infantil. Esta obra pone de manifiesto la historia de la convivencia de las primeras comunidades afrodescendientes esclavizadas junto a los aborígenes de Venezuela. Conocimientos, costumbres, lenguaje, modo de producción entre otros rasgos característicos de estos pueblos son plasmados de forma didáctica y grata para los niños y niñas. El cuento se destacó "por originalidad, rescate de la historia de nuestros antepasados y por vincular su cuento a la identidad nacional", de acuerdo al jurado calificador (publicado en Noviembre de 2014).

Si os apetece ver más de su interior, os recomiendo altamente disfrutar pinchando AQUÍ.

Y ahora, es el momento de hablaros un poco sobre su autora, Beatriz Bermúdez Rothe, que, además de escritora, es antropóloga y tiene publicados varios libros como El mosquito enamorado, un mito warao que ha recibido también varios galardones. Ha colaborado con varias organizaciones indígenas y agrupaciones culturales y actualmente trabaja promoviendo publicaciones muy vinculadas al tema afro e indígena. Como os comenté al comienzo, Beatriz ha sido muy amable al haber colaborado con una pequeña entrevista. Espero que os guste.


  • ¿Qué ha supuesto a nivel personal dar vida a  El Timbique? ¿Qué sigue presente de este cuento en su trabajo actual?
Disfrute mucho escribir El Timbique, porque fue como dar vida y corazón a una serie de datos e información que tenía en la cabeza producto de una investigación que me había solicitado UNICEF para un proyecto educativo entre las poblaciones afrovenezolanas del estado Zulia. Convertí en una historia personal un cúmulo de historias que tienen un origen común. Es una obra donde lo literario y lo informativo se unen. Para mi fue una enorme satisfacción recibir este premio y ver el cuento tan bien ilustrado e impreso como parte de un premio, creo que ha sido la mejor parte porque entonces no había tinta ni papel en el país y yo ya había decidido irme, exiliarme. Fue la mejor despedida que pudieron brindarme y lo agradezco.
En mi trabajo actual está siempre presente la intención de promover el tema de la diversidad cultural y lingüística, el valor de otras culturas de las cuales tenemos mucho que aprender. De promover la creación de espacios de libertad y de autoreconocimiento para lectores infantiles. Sé bien que no escribo para el “gran público”, escribo para niñas y niños que pocas veces o nunca aparecen en los libros y si aparecen son tratados con simplismo, como algo inevitable o de moda, o peor aún, de manera estereotipada. Pero si lo que escribo le gusta a cualquier niña o niño, tanto mejor, porque su interés y su valoración es lo mejor que una puede recibir. 
  •  ¿Consideras necesario acercar a nuestra infancia y juventud el papel fundamental de África en la historia universal para superar el racismo y la discriminación? ¿Qué lugar ocuparía la esclavitud en el discurso cuando la tendencia educativa actual es educar desde la omisión o desde una visión etnocéntrica? ¿Ayudaría a conseguir personas más humanas y tolerantes?
Sí, considero que es muy necesario porque es parte de una historia no narrada, negada y desconocida para la mayoría. Para mi resultó fácil escribir sobre el legado de los pueblos africanos porque mi relación con la afrovenezolanidad, con las personas de ascendencia africana es de toda la vida. En mi país siempre están allí, son parte de la familia y de las amistades más cercanas. Luego cuando creces, una toma conciencia de la situación de marginación y de discriminación que realmente sufren y comienzas a ver las cosas diferentes. En Venezuela la mayoría dice no ser racista, pero no es así. Los africanos, los negros y negras no aparecen en la “historia oficial” sino cuando se les menciona como “esclavos” sin entrar mucho en detalles. Nada se dice sobre su origen y menos las verdaderas razones por las cuales fueron traídos a la fuerza hasta estas tierras. Por supuesto esta “invisibilización” de las poblaciones afrodescendientes y de los indígenas, se evidencia también en la Literatura Infantil, así como en otros ámbitos de la vida social. No aparecen en el diseño de políticas públicas, de los proyectos culturales. Las niñas y los niños negros no se ven representados en la literatura, no están en los libros ni en los carteles, ni en la publicidad. El nuestro es un mundo androcéntrico y blanco, un mundo supuestamente “mestizo” que sólo se muestra como blanco, que sobrevalora la herencia europea y desconoce e ignora la de africanos e indígenas. Un mundo que ignora y desconoce las consecuencias de la esclavitud de ayer y de hoy porque ha sido gracias a ella, a la esclavitud, que Europa ha acumulado tanta riqueza y puede hoy disfrutar del confort y de los lujos que promueve como estilo de vida al que se supone toda persona debe aspirar.
Por eso creo que es muy importante que niñas, niños, jóvenes y adultos mal informados, conozcan la historia africana, lo que la humanidad le debe a África y a su gente, y desmontar esa idea de Europa como origen de la cultura y la civilización como modelo. Esa idea falsa que tanto se ha difundido para legitimar la dominación está en la base de las actuales políticas coloniales y en ese ridículo sentimiento de superioridad que tiene mucha gente europea y en sus actitudes racistas. El racismo existe porque alguien se siente o cree superior y con derecho de apropiarse de los recursos y de la vida de otras personas, gracias a lo cual puede disfrutar de un nivel de vida que niega a lxs otrxs.

Un joven indígena me decía hace poco que las políticas de globalización y de expansión de los mercados no contempla la ciudadanía, que así como las grandes empresas del llamado “primer mundo” aspiran a que sus productos circulen libremente en todo el planeta ¿Por qué las personas no pueden hacer lo mismo? ¿por qué no pueden circular libremente?, ¿por qué no pueden ser “ciudadanos” con derechos en todos los países? Sin muros, ni cercas, ni fronteras.
  • ¿Se podrían construir particulares espacios de libertad como los "cumbe" en la literatura en una sociedad en la que lo diferente suele ser invisibilizado? En la literatura infantil y juvenil, ¿necesitamos libros diversos? ¿Qué rol juegan autores, ilustradores y editoriales en la visibilización y normalización de lo diverso?
Creo que es necesario, la lucha no es fácil, a los libros o autores que tratan estos temas no siempre reciben la misma difusión que otros, como los llamados “clásicos”, que como bien sabes, les significan ganancias segura a las editoriales y no incomodan a nadie. Por eso pienso que espacios como tu Blog, que de una manera tan original, sencilla y cercana, intentan promover esa otra literatura infantil son importantes. Parece que hacen poco, pero empujan mucho, y yo me siento honrada de estar hoy en él. 

Beatriz leyendo cuentos en Los Roques, Venezuela 2007.

He de señalar que, por supuesto, el honor verdaderamente ha sido mío. Muchas gracias, Beatriz.

Seguiremos en Mis Cuentos Cuentan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...