jueves, 9 de noviembre de 2017

La silla de Pedro

"Pedro se estiró lo más que pudo.
¡Al fin! Había terminado el edificio.

¡CATAPLUM! ¡Se vino abajo!
-¡Shhh!-dijo su mamá". 


Hoy vamos a hablaros de un cuento que se publicó por primera vez en EE.UU en 1967. Se trata de una historia entrañable que nos ha conquistado por la dulzura e inocencia de su protagonista. Además, nos mostramos felices de poder compartir en familia libros infantiles en los que sus protagonistas negrxs reflejen momentos cotidianos de vidas cotidianas no sólo contextualizados en el continente africano que normalmente contemplamos desde nuestra visión occidental muchas veces estereotipada. ¡Necesitamos libros diversos!


Pedro tiene una nueva hermanita ¡Cuántos problemas puede traer la pequeña! Desde que ella llega a casa, todo comienza a cambiar. Su padre ha pintado su cuna y su silla de comer de rosa y ahora amenaza con pintar del mismo color su preciosa silla ¡Pedro no lo va a permitir! Toma su silla, su perro Willie, su cocodrilo de juguete, una bolsa grande con galletitas y bizcochos para el perro y su foto de cuando era bebé y se va de casa. Es entonces cuando Pedro descubre algo sorprendente y le hará cambiar de opinión. Atreveros a descubrirlo porque os encantará.


Es verdad que en nuestro hogar no nos gusta y evitamos asociar el color rosa (en el cuento, se utiliza el término rosado) para las niñas y el color azul para los niños. Hemos trabajado mucho para que esto no ocurra ¡Los colores son de todxs y para todxs! Salvando este detalle y teniendo en cuenta que nuestro cuento de hoy ha sido publicado hace tanto tiempo, dada la gran ausencia de niñxs negrxs protagonistas en álbumes ilustrados en nuestra literatura infantil (la presencia de personas racializadas en la mayoría de los cuentos es realmente puntual y sólo políticamente correcta), consideramos un regalo la historia de Pedro. 

Podemos disfrutar de este cuento, escrito e ilustrado por Ezra Jack Keats, autor también de Un día de nieve, gracias a Penguin Ediciones.

Seguiremos en Mis Cuentos Cuentan.


5 comentarios:

  1. Ay!!!, pues me has dejado intrigada!!!!, Creo que nos va a gustar en casa, así que...lo pondremos en la carta que escribamos a los Reyes Magos. Besines!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Vero. Aquí en éste blog no suelo comentar pero te voy siguiendo. Opino igual que tú, debería haber más libros infantiles con integración, pues ni todos los asiáticos viven en China, ni todos los negros en África. De nada sirve que en la escuela luchemos por la igualdad, sí luego no existen cuentos donde lo normal sería un hogar feliz, sin distinción por tamaño, sexo o color de nuestra piel. Dale un beso grande a tú precioso Príncipe y otro grande para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar! Cuánto tiempo! Es una alegría saber de ti ¿Cómo estás? La verdad es que el otro blog lo tengo parado y éste procuro actualizarlo más a menudo. Tienes razón en lo que dices y ojalá las cosas cambien aunque sea lentamente. Hace siete meses he sido de nuevo mamá ahora de una niña de dos añitos. Con los dos peques no me aburro para nada y mi tiempo para blogs y demás es mucho menor.Te mando un gran abrazo para ti y los tuyos, deseando que disfrutes de las fiestas de Navidad y que recibas el año con toda la alegría, salud y suerte del mundo. Biquiños, Vero.

      Eliminar
  3. Por cierto Vero, no se que ha pasado pero revisando el blog me he tenido que hacer de nuevo seguidora, quizás en algún momento me borré sin darme cuenta, o cosas de blogger que de vez en cuando hace "magia" y desaparecen muchos de los blogs que sigo. Muakkkkk

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...